You are here

Coastal Capital: Ecosystem Valuation for Decision Making in the Caribbean

This guidebook details the steps in conducting a coastal ecosystem valuation to inform decision making in the Caribbean. It guides valuation practitioners—both economists and non-economists—through the three phases of a valuation effort (scoping, analysis and outreach), with an emphasis on stakeholder engagement in all phases.

Key Findings

Executive Summary

Tropical coastal ecosystems—including coral reefs, mangroves, beaches, and seagrasses—provide a range of valuable goods and services to people and economies across the Caribbean. These ecosystems contribute to tourism, fisheries, shoreline protection, and more. However, despite their importance, coastal ecosystems are under threat from numerous human pressures, including overfishing, pollution, and climate change. Left unchecked, these pressures will degrade coastal ecosystems, reducing benefits from these ecosystems in the future.

A wide range of policy, regulatory, and management tools are available to reduce pressures on coastal ecosystems and promote their sustainable use. These include marine spatial planning, marine protected areas, fishing regulations, land use planning, sewage treatment requirements, integrated watershed management, and many others. Decision makers rely on many types of information and analysis—including political, social, economic, and environmental—to identify issues of concern and choose among alternative courses of action. Balancing conservation and development requires consideration of all these factors in determining which projects to pursue, policies to enact and enforce, and investments to make.

Economic analysis, in particular, can help decision makers allocate scarce resources among competing societal demands. However, traditional economic analysis often fails to fully consider benefits provided by coastal ecosystems and other natural resources—especially those services, such as coastal protection, that are not bought and sold in markets. Undervaluing the benefits that coastal ecosystems provide—as well as the costs of insufficient coastal protection—can lead to underinvestment in the protection and management of these ecosystems, and encourage short-sighted decisions that fail to take the long-term benefits provided by healthy ecosystems into account.

Economic valuation has the potential to help turn the tide by making the economic case for investment in coastal ecosystem protection. Economic valuation can show the benefits that coastal and marine ecosystems provide to society using monetary, social, and biophysical metrics that are easily understood and are the basis for many policy decisions. In the Caribbean, coastal ecosystem valuation has contributed to better informed and more holistic decision making about resource use, justified policies and investments that protect coastal ecosystems or promote their sustainable use, and identified sources of finance for coastal conservation. However, while more than 100 valuation studies have been conducted in the Caribbean’s coastal areas, only a minority of these studies have had an observed influence on policy, management, or investment to date.

While these cases of observed use in decision making are limited in number, they contain valuable lessons for future studies and highlight economic valuation’s potential impact in the region. A number of key enabling conditions have contributed to these studies’ influence, including:

  • A clear policy question

  • Local demand for valuation

  • High levels of economic dependence on and threats to coastal resources

  • Strong stakeholder engagement

  • Good governance

  • Effective communications and access to decision makers

  • A clear presentation of methods, assumptions, and limitations

These enabling conditions informed the development of this guidebook, which details the main steps in conducting an economic valuation of coastal ecosystems to inform decision making in the Caribbean. The guidebook leads practitioners through the scoping, analysis, and outreach and use of results phases of a valuation effort, summarized below (Figure 1):

  1. Scoping. In this phase, valuation practitioners identify the policy question and think critically about the potential for economic valuation to inform decisions in the potential study area. Practitioners also conduct a review of previous relevant studies, identify and engage stakeholders who are interested in the policy question, and identify key decision makers with a view to developing a communications strategy.

  2. Analysis. The guidance for this phase draws heavily on existing economic valuation guidelines, frameworks, and tools. Practitioners use a participatory process to develop scenarios of alternative futures (e.g., alternative development, conservation or management pathways). They then identify the causal links between the scenarios, changes in ecosystem health, and provision of ecosystem goods and services. The next step is to choose methods to value the changes in human well-being (ecosystem services) due to ecosystem change. They then collect and analyze the biophysical and socioeconomic data, and report valuation results using a set of best practices—keeping in mind the needs of stakeholders and decision makers.

  3. Outreach and Use of Results. In this phase, practitioners work with stakeholders to develop products derived from the valuation results (e.g., non-technical summary brochures), and communicate the results to decision makers. In order to make the valuation more useful to a wider community of decision makers and interested parties, they share the results in online databases and help to monitor the impact of their study.

The most effective studies typically entail close collaboration between valuation practitioners, stakeholders, and decision makers throughout all phases of the valuation effort. This collaboration is often an iterative process, where analysis, interpretation of results, and reanalysis occur until the final results reflect scenarios and policy outcomes that are broadly acceptable to stakeholders and decision makers.

There are already many economic valuation guidelines, frameworks, and tools in the public domain. This guidebook builds on these resources whenever possible. It fills three significant gaps by providing:

  • Advice on conducting coastal ecosystem valuation with a specific emphasis on informing decisions

  • Examples of best practice studies that use valuation to address the most pressing coastal policy questions in the Caribbean

  • Best practice reporting guidelines for new coastal valuation studies

Human pressures on coastal ecosystems are considerable across the Caribbean, but keeping these valuable ecosystems healthy is critical to the continued well-being of people and economies in the region. This guidebook aims to help practitioners conduct coastal valuations in the Caribbean that will have greater influence on policy, management, and investment decisions—ultimately helping to safeguard these resources for generations to come.

Resumen Ejecutivo

Los ecosistemas costeros tropicales—que también incluyen a los arrecifes de coral , manglares , playas y praderas marinas – proporcionan una gama de valiosos bienes y servicios a las personas y las economías de todo el Caribe. Estos ecosistemas contribuyen, entre otras cosas, al turismo, la pesca, la protección de la costa. Sin embargo, a pesar de su importancia, los ecosistemas costeros están amenazados por numerosas presiones provocadas por los humanos como la pesca excesiva, la contaminación y el cambio climático. Si no se controlan dichas presiones, se degradarán los ecosistemas costeros y se reducirán los beneficios de estos en el futuro.

Una amplia gama de políticas, regulación, y herramientas gerenciales están disponibles para poder reducir las presiones sobre los ecosistemas costeros y promover su uso sostenible. Entre dichos instrumentos están: la planificación espacial marina, las áreas marinas protegidas, la regulación de la pesca, la planeación del territorio, los requisitos para el tratamiento de aguas residuales, la gestión integrada de cuencas hidrográficas, entre muchas otras.

Los tomadores de decisiones se basan en muchos tipos de información y análisis desde el punto de vista político, social, económico y ambiental para identificar temas de interés y elegir entre medidas alternativas. Encontrar un equilibrio entre la conservación y el desarrollo requiere la consideración de todos estos factores para determinar cuáles son los proyectos que se deben seguir, las políticas que se deben promulgar e implementar, y en qué se debe invertir.

El análisis económico, en particular, puede ayudar a los tomadores de decisiones a asignar recursos escasos entre las demandas sociales en competencia. Sin embargo, el análisis económico tradicional a menudo no considera plenamente los beneficios que proporcionan los ecosistemas costeros y otros recursos naturales—especialmente aquellos servicios como la protección de la costa, que no se compran y venden en los mercados. La subestimación de los beneficios que proporcionan los ecosistemas costeros—así como los costos de la insuficiente protección costera—pueden llevar a una falta de inversión en la protección y manejo de estos ecosistemas y fomentar la toma de decisiones de corto plazo que no pasan por alto los beneficios de largo plazo que los ecosistemas saludables proporcionan.

La valoración económica tiene el potencial de ayudar a cambiar el modo en cómo se ha visto la inversión en los ecosistemas al argumentar que la inversión en la protección del ecosistema costero es un tema económico. Al hacer esto, se puede mostrar los beneficios que los ecosistemas costeros y marinos proporcionan a la sociedad mediante métricas monetarias, sociales y biofísicas que son comprensibles fácilmente y que son la base de decisiones políticas. En el Caribe, la valoración de los ecosistemas costeros ha contribuido a una mejor y más informada toma de decisiones, la cual es más exhaustiva con relación al uso de los recursos, las políticas y las inversiones justificadas que protegen a los ecosistemas costeros o promueven su uso sostenible y las fuentes identificadas de financiamiento para la conservación costera. Sin embargo, mientras que se han hecho más de 100 estudios de valoración en las zonas costeras del Caribe, sólo se ha observado que una minoría de estos estudios ha influenciado la política, la gestión y/o las inversiones que se han hecho hasta la fecha.

Aunque, son limitados los casos en los que se ha observado la influencia de la valoración en la política, gestión, y/o inversiones en la toma de decisiones, son valiosos para los estudios futuros y destacan el impacto potencial que tiene la valoración económica de la región. Una serie de condiciones facilitadoras esenciales han contribuido a la influencia de estos estudios, estas son:

  • Identificar la pregunta propuesta por la política

  • Una demanda local para la valoración

  • Altos niveles de dependencia económica y de amenazas a los recursos costeros

  • Fuerte compromiso de las personas interesadas

  • Buena gobernanza

  • Una comunicación efectiva y acceso a personas que toman decisiones

  • Una presentación clara de los métodos, supuestos y limitaciones

Estas condiciones favorables informaron el desarrollo de esta guía, en la cual se detallan los pasos principales en la realización de una valoración económica de los ecosistemas costeros para informar la toma de decisiones en el Caribe. La guía orienta a los profesionales a través de las fases de determinación del alcance, el análisis y la difusión/uso de los resultados de un esfuerzo de valoración, resumido a continuación (Figura 1):

  1. Determinación del alcance. En esta fase, los profesionales encargados de la valoración deben de identificar la pregunta propuesta por la política y pensar críticamente sobre el potencial que tiene una valoración económica para informar las decisiones en dicha área de estudio. Los profesionales deben revisar los estudios previos de valoración que sean relevantes, identificar e involucrar a las personas interesadas, e identificar a las personas responsables de las tomas de decisiones con el objetivo de desarrollar un proyecto de comunicación estratégico.

  2. Análisis. El manejo de esta fase depende mucho de otras guías existentes sobre la valoración económica, los marcos, y las herramientas. Los profesionales usan un proceso participativo para desarrollar escenarios de futuros alternativos (ej. desarrollo alternativo, vías de conservación o gestión). Luego identifican las relaciones causales entre los diversos escenarios, los cambios en la salud, el suministro de bienes y servicios de los ecosistemas. El siguiente paso es elegir los métodos para avaluar los cambios en el bienestar humano (servicios de los ecosistemas) debido a los cambios en los ecosistemas. Después se recolectan y se analizan datos biofísicos y socioeconómicos, y estos se reportan mediante un conjunto de mejores prácticas—que consideran las necesidades de las partes interesadas y también consideran a aquellos responsables por la toma de decisiones.

  3. La difusión/uso de los resultados. En esta fase, los profesionales trabajan con las partes interesadas para desarrollar productos derivados de los resultados de valoración (ej. folletos con resúmenes que no sean técnicos), y comunicar los resultados a los tomadores de decisiones. Los resultados se comparten a través de bases de datos en línea y ayudan a monitorear el impacto de su estudio para que los resultados de dicha valoración sean más útiles para una comunidad de partes interesadas y tomadores de decisiones.

Los estudios más eficaces implican típicamente una estrecha colaboración entre los especialistas en valoraciones, los interesados y los tomadores de decisiones a lo largo de todas las fases de las actividades de valoración. Esta colaboración a menudo es un proceso iterativo, donde el análisis, la interpretación de los resultados, y un segundo análisis se producen hasta que los resultados finales reflejen los escenarios y los resultados de las políticas que sean ampliamente aceptables para los interesados y tomadores de decisiones.

Existen muchas pautas, marcos y herramientas para la valoración económica, que están disponibles en el dominio público. Esta guía se basa en estos recursos siempre que sea posible. Asimismo, la guía zanja tres brechas importantes al proporcionar:

  • Asesoramiento en la realización de la valoración de ecosistemas costeros, con un énfasis específico en informar decisiones

  • Ejemplos de estudios sobre las mejores prácticas que utilizan la valoración para abordar las cuestiones de políticas más urgentes del Caribe

  • Guías de buenas prácticas de presentación de informes para los nuevos estudios de valoración costeros

El mantenimiento saludable de estos valiosos ecosistemas es fundamental para el bienestar continuo de las personas y las economías del Caribe, a pesar de que las presiones humanas sobre los ecosistemas costeros son considerables en toda la región. Esta guía tiene como objetivo ayudar a los profesionales a llevar a cabo valoraciones de la costa del Caribe que tendrán mayor influencia en la política, la gestión y las decisiones de inversión—y así definitivamente poder proteger estos recursos para las generaciones venideras.

Stay Connected

Sign up for our newsletters

Get the latest commentary, upcoming events, publications, maps and data. Sign up for the biweekly WRI Digest.