You are here

Risk Free? Paper and the Lacey Act

En Español |

Tests detect potentially illegal wood in paper. Here are some tips to manage risk.

The amended U.S. Lacey Act has already impacted the wood industry, from the investigation of Gibson Guitars to a recently-reported seizure of Peruvian hardwood. Both of these cases involved solid wood products. But what about paper?

Paper poses the challenge of linking an illegally harvested tree in a faraway forest to a piece of paper purchased in the United States—after all the mixing and bleaching. Companies in the Forest Legality Alliance and others asked whether or not it is even possible to find Lacey violations in paper products.

Working with others, WRI decided to check it out.

We sent samples from 32 imported paper products to an independent fiber analysis laboratory. Samples we had tested came from stationery, paper bags, cardboard boxes, toilet paper, facial tissue paper, wrapping paper, and books—including pages, glossy cover sleeves, and cardboard from hardback covers. All products were purchased from stores and outlets in the United States.

With fiber analysis, scientists use high powered microscopes to look at plant fibers and vessels in a snippet of paper to identify what types of trees were used to make it. Vessels are structures that transport nutrients and water in plants, and they have distinct anatomical features that allow for identification of its genus and, in some cases, species.

<p>Ghose and Das. 2001</a>.</p>

Ghose and Das. 2001.

What we found is telling.

The tests identified vessels with anatomical features consistent with those of ramin (Gonystylus spp) in a page of a coffee table book and in the cover paper of a children’s book. These books were purchased from a U.S. retailer and published by U.S. firms but were manufactured in and imported directly from Indonesia. Increasingly rare, ramin trees have been protected internationally since 2003 under the Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora (CITES). Likewise, the Indonesian government has imposed an export ban on all ramin products. In other words, ramin fibers should not be found in paper.

In the cover of another children’s book, the tests found vessels consistent with those of mangrove trees (Rhizophora spp). Import/export trade databases indicated that this book, too, was manufactured in Indonesia. Mangrove trees are protected from harvest under Indonesian coastal protection, conservation, and forest management laws.

Consequently, all three of these books potentially violate the 2008 amendments to the U.S. Lacey Act, which prohibit trade within the United States of products made from plants that are harvested in contrary to international law or the law of their countries of origin. Since 2008, it has been illegal to import, export, transport, sell, receive, or purchase such plant products – including pulp and paper – in the United States. All actors in the supply chain, including importers, publishers, and retailers can be liable under Lacey. Penalties can include forfeiture of goods and fines of up to $500,000 and jail time.

These results demonstrate that it is possible to detect potential Lacey violations for paper, thanks to modern technology. In addition, they suggest that the prevalence of illegally harvested fiber in paper products may be more common than assumed— 3 of just 32 products had suspicious fibers.

Furthermore, they portend the possible use of this technology by third parties to uncover Lacey violations. Some NGOs have already used fiber analysis to determine whether books were made from plantation wood or from natural tropical rainforests. Now we know they can find potentially illegal species in paper, too.

So what can companies in the paper supply chain do to avert the risk of purchasing paper with illegal fiber in it?

First and foremost, exercise due care. “Due care” lies at the core of the amended Lacey Act. It is the legal term for exercising the level of appropriate action that would be taken by a reasonably prudent person under the same circumstances to minimize the risk of purchasing plant products that were harvested or traded illegally.

Examples of due care in the context of purchasing paper products include:

  1. Ask questions. Ask your paper supplier questions such as: What is your supply chain? Can you trace the paper all the way back to the forest? What is the degree of illegal activity in that forest or region? What processes do you have in place to prevent illegally harvested fiber from entering your supply?

  2. Assess risk and respond accordingly. Determine the relative risks associated with the forest of origin. Is the region suspected by credible sources of having high levels of illegal logging? Are civil society campaigns currently underway that indicate that this is a forest of concern? If so, compare the risk of inadvertently sourcing illegal paper to your degree of risk aversion. If responses from your supplier to the questions you ask do not meet your risk tolerance levels, consider sourcing paper from a different supplier or region.

  3. Adopt a comprehensive forest products purchasing policy. Establish a forest products purchasing policy that reflects company values and incorporates environmental and social safeguards. Such policies can be a good foundation for practicing due care. Training employees on the policy and putting in place systems and performance incentives for policy implementation can effectively reduce risk.

  4. Purchase certified paper. Harvesting trees legally is a common feature of third-party forest certification programs. Therefore, purchasing certified paper can be a means of demonstrating due care. But note that certification per se does not necessarily mean that the paper is legal, especially if the verification systems of the certification program are not robust and in countries with weak governance. In such circumstances, illegally harvested fibers can still find their way into certified paper.

  5. Conduct periodic fiber analysis tests. Periodically test samples of paper products you purchase. Periodic testing can reveal what’s in your paper and might uncover suspicious fibers and sources. Fiber analysis testing is not expensive, and there are a number of independent fiber testing labs, including:

As we discovered, paper is not risk free when it comes to the amended U.S. Lacey Act. But there are steps one can take to reduce these risks and demonstrate due care...and not just on paper.

For more information about how you can conduct due care when purchasing forest products, visit www.forestlegality.org.


En Español

¿Sin Riesgos? Productos de Papel y el Acta Lacey

Análisis de laboratorio detectan posible madera ilegal en productos de papel. A continuación se presentan algunas sugerencias para manejar riesgos.

La enmienda de la Ley Lacey de los Estados Unidos ha impactado las industrias madereras, como lo demuestra la investigación a la empresa Guitarras Gibson y la incautación de maderas duras provenientes de Perú reportada recientemente. Ambos casos involucran productos de madera sólida. Pero, ¿Qué pasa con los productos de papel?

Debido al proceso de fabricación ―la mezcla de pulpa y el blanqueamiento― del papel, es difícil ligar a un producto de papel comprado en los Estados Unidos con un árbol talado ilegalmente en un bosque remoto. Miembros de la Alianza para la Legalidad Forestal y otros preguntan si es posible o no detectar violaciones a la Ley Lacey en productos de papel.

En colaboración con otros, WRI decidió echarle un vistazo a la situación.

Enviamos muestras de papel de 32 productos a un laboratorio independiente para analizar la fibra de los papeles. Las muestras que analizadas fueron de productos de papel tales como papelería de escritorio, bolsas de papel, cajas de cartón, papel higiénico, pañuelos de papel, papel para envolver, y libros--incluyendo páginas, cubiertas de papel brilloso, y cartón usado en las cubiertas duras. Todos los productos fueron comprados en tiendas y vendedores en los Estados Unidos.

Usando técnicas para analizar las fibras, los científicos usan microscópicos de alto poder para analizar las fibras y los vasos de xilema de un pedazo pequeño de papel para identificar qué tipo de árboles fueron usados para fabricar el papel. Los vasos en el xilema son estructuras vegetales que transportan nutrientes y agua en las plantas, y tienen rasgos anatómicos únicos que permiten identificar el género, y algunas veces la especie, de los árboles.

Los resultados son reveladores.

Los análisis de laboratorio identificaron vasos con rasgos anatómicos que son consistentes con los vasos de ramin (Gonystylus spp) en la página de un libro ilustrado, y en la cubierta de un libro para niños. Ambos libros fueron comprados de una entidad de venta en los Estados Unidos, publicados por una editorial de los Estados Unidos, pero fueron fabricados e importados directamente de Indonesia. Cada vez más escaso, ramin es un tipo de árbol que está protegido por la comunidad internacional desde 2003 a través de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Silvestres de Fauna y Flora (CITES por sus siglas en inglés). El gobierno de Indonesia ha impuesto una prohibición en la exportación de productos de ramin. En otras palabras, no debería de encontrarse ramin en productos de papel.

Los análisis de laboratorio también encontraron vasos consistentes con vasos de manglar (Rhizophora spp) en la cubierta de otro libro para niños. De acuerdo con bases de datos de importaciones/exportaciones este libro también fue fabricado en Indonesia. De acuerdo a leyes de protección costera, conservación, y de manejo de bosque de Indonesia, los árboles de mangle están protegidos y no se pueden cortar para usos industriales.

En base a estos resultados, la comercialización de estos tres libros podrían representar infracciones a la enmienda de la Ley Lacey de 2008. Esta enmienda prohíbe la comercialización en, y con, los Estados Unidos de productos fabricados con plantas que fueron extraídas en violación leyes internacionales o las leyes del país de origen. De acuerdo a la Ley Lacey, desde 2008 es ilegal importar, exportar, transportar, vender, recibir, o comprar este tipo de productos –incluyendo productos de celulosa y de papel—en los Estados Unidos. De acuerdo con la Ley Lacey, todas las entidades en la cadena de suministro de estos productos, abarcando importadores, casas editoriales, y vendedores, tienen una responsabilidad legal. Las penalidades por infracción a la Ley Lacey pueden abarcan la incautación de bienes, y multas de hasta US $500,000 dólares, y encarcelamiento.

Los resultados de los análisis demuestran que, gracias a la tecnología moderna, es posible detector posibles infracciones a la Ley Lacey en los productos de papel. Los resultados también podrían indicar que la prevalencia de madera talada ilegalmente en los productos de papel puede ser más común de lo que se piensa puesto que se detectó material sospechoso en 3 de los 32 productos analizados.

Los resultados también apuntan al posible uso de tecnología, por parte de terceros, para descubrir infracciones a la Ley Lacey. Algunas ONGs ya han empleado el análisis de fibras para determinar si los libros fueron fabricados usando madera proveniente de plantaciones, o de bosques tropicales naturales. Ahora sabemos que es estas organizaciones también pueden identificar especies ilegales.

En vista de lo anterior, ¿Qué pueden hacer las empresas en las cadenas de suministro de productos de papel para evitar el riesgo de comprar papel fabricado con materia prima ilegal?

Primero, y antes que nada, practique el cuidado debido. El “Cuidado Debido” es un aspecto central de la enmienda de la Ley Lacey. Es un concepto legal que implica el practicar un nivel de acción apropiado que una persona razonablemente prudente practicaría bajo las mismas circunstancias para minimizar el riesgo de comprar productos fabricados con materia prima obtenida o comercializada ilegalmente.

Algunos ejemplos de cuidado debido en términos de abastecimiento de productos de papel abarcan:

  1. Haga preguntas. Haga preguntas a sus proveedores de productos de papel como: ¿Cómo es la cadena de suministro? ¿Puede rastrear el papel hasta los bisques donde se originó la materia prima?¿Cuál es el nivel de actividad ilegal en los bosques de la región de origen?¿Qué procesos existen para prevenir que materia prima de origen ilegal se incorpore en la cadena de suministro?

  2. Evalúe el riesgo y responda apropiadamente. Determine el riesgo relativo asociado con el bosque donde se originó la materia prima. ¿Fuentes confiables sospechan que existen altos niveles de tala ilegal en la región? ¿Existen campañas, por parte de sectores de la sociedad civil, que indican una preocupación por los bosques de la región? Si es así, compare el riesgo de comprar, inadvertidamente, productos de papel ilegales con el nivel de aversión al riesgo que tiene su empresa. Si las respuestas de sus proveedores no son suficientes de acuerdo al nivel de tolerancia de riesgo que tiene su empresa, considere el cambiar de proveedores, o de abastecerse de productos que se originan en otra región.

  3. Adopte una política de abastecimiento de productos de bosque exhaustiva. Implemente una política de abastecimiento de productos de bosque que refleje los valores y salvaguardas ambientales y sociales de su empresa. Estas políticas pueden convertirse en una base sólida para ejercer el cuidado debido. El entrenar a los empleados en relación a la política de abastecimiento, y el establecer sistemas e incentivos para el buen desempeño en la implementación de la política pueden reducir el riesgo de manera eficaz.

  4. Compre productos de papel certificados. La tala legal de árboles es un requisito común de los programas de certificación por terceros. Por lo tanto, el comprar productos de papel certificado puede ser una forma de demostrar el ejercicio del cuidado debido. Sin embargo, nótese que la certificación per se no necesariamente significa que el papel fue fabricado con material prima de origen legal, especialmente si el sistema de verificación del programa de certificación no es sólido, y/o ocurre en países donde la gobernabilidad es débil. Bajo estas circunstancias, es posible que existan fibras de árboles talados ilegalmente en productos de papel que están certificados.

  5. Haga periódicamente análisis de laboratorio. Envíe muestras de papel de los productos que compra para ser analizadas periódicamente. El hacer análisis periódicos puede ser útil para determinar que contienen los productos de papel que compra, y pueden descubrir fibras y materia prima de origen sospechoso. El análisis de laboratorio no es caro, y existen varios laboratorios independientes que proporcionan este tipo de servicio, por ejemplo:

Como lo demuestran los análisis que ordenamos, los productos de papel no están libres de riesgo en términos de una infracción de la Ley Lacey de los Estados Unidos. Sin embargo, hay cosas que se pueden hacer para reducir estos riesgos y demostrar que se practicó el cuidado debido… y no solamente en el papel.

Para mayor información sobre como ejercitar el cuidado debido en el abastecimiento de productos de bosque, por favor visite www.forestlegality.org.

Stay Connected

Sign up for our newsletters

Get the latest commentary, upcoming events, publications, maps and data. Sign up for the biweekly WRI Digest.